Publicado el 19/09/2021

Aula abierta

Fecha Resumen
21Ene2021 18:30 – 20:30
25Feb2021 18:30 – 20:30
25Mar2021 18:30 – 20:30
22Abr2021 18:30 – 20:30
20May2021 18:30 – 20:30
24Jun2021 18:30 – 20:30
22Jul2021 18:30 – 20:30
24Sep2021 18:30 – 20:30
15Oct2021 18:30 – 20:30
26Nov2021 18:30 – 20:30
17Dic2021 18:30 – 20:30

Cuando Lacan habla de Juanito lo hace tomando la fobia del niño como un trabajo, un trabajo que responde a una necesidad de orden vital, al menos al nivel de la subjetividad. Esta tarea necesaria que debe hacer el pequeño conlleva una serie de producciones imaginarias que tienen consecuencias reales. Es la función del mito, sabiendo que el mito no es un asunto de creencia sino de organizador de la realidad.
El propósito de Lacan es mostrar cómo se ha utilizado el mitema del caballo después de haberse planteado la pregunta que todos legítimamente podemos hacernos: ¿por qué un caballo?
Desde el punto de vista de su función es un significante insignificante; es decir, un significante sin significado. El significante insignificante está en el principio mismo de la significancia del mundo, pero para poder responder esta pregunta, Lacan nos dice: es insignificante pero no es cualquier cosa.
¿Por qué el caballo? Podemos decir inicialmente que por sus conexiones significantes; es decir, las conexiones del significante caballo con el trasporte y el movimiento. El caballo está conectado al transporte, al movimiento, también al cargar o descargar, al atarse o desatarse. Su conexión significante es el transporte aunque hay otras: la herida que sufrió el compañerito de Juanito cuando jugaban al caballito, y la herida que el niño imagina que su padre se hizo en el pié.
Entonces hablamos de las conexiones significantes del caballo, el transporte, la herida, su función en la realidad de amarrar, y por último las conexiones gramaticales. Esto es francamente importante y Lacan lo pesca en Freud, en el dialogo de Juanito con su padre y la respuesta enigmática del niño. El padre pregunta insistentemente, por qué el caballo, y Juanito responde “porque el caballo”. Freud observa la homofonía por una letra entre wegen (porque) y wagen (vagón), vagón que es lo que está ligado al transporte. Pero entonces, en el fondo: ¿por qué el significante caballo?, porque hay una conexión en la realidad con el significante vagón, que reemplaza el lugar del significante wegen, que es el significante “porque”. Es en el fondo un “porque” que no responde a nada, pero justamente a esto es a lo que Lacan llama un transporte del peso gramatical entre wegen y wagen, metonimia original que este caballo aporta. Primer término alrededor del cual se reconstituye todo el sistema significante en Juanito. Caballo que va al lugar de un “porque” sin explicación.